Transportadores lideran convite para mejorar la vía Ramal- Cocorná

Artículo por: Carlos Mario Palacio

Por años la palabra “convite” ha estado presente en las comunidades rurales y urbanas cuando se piensa en mejorar las condiciones físicas de un espacio. Generalmente los convites son iniciativas de los propios habitantes que al ver el mal estado ya sea la casa de un vecino, la escuela, camino o puente veredal, se integran con la finalidad de mejorar dichos escenarios para el bien-estar de todos.

Los convites son actos solidarios y voluntarios que no representan algún pago para la mano de obra implicada, pues es un trabajo colectivo entre los mismos habitantes de un territorio que buscan darle solución a una necesidad que pocas veces ha sido priorizada dentro de las agendas institucionales.

La vía de acceso al municipio de Cocorná presentaba serios riesgos de movilidad debido al avanzado nivel de rastrojo y al incremento de tierra en el que estaba el corredor vial tanto en su parte derecha como izquierda, lo cual exigía con urgencia darle tratamiento a esta problemática. “Desde la Secretaria de Gobierno de la misma alcaldía se comunicaron con (Coopetransco) empresa transportadora del municipio y nos hicieron la propuesta de realizar un convite entre la comunidad para el mejoramiento de la vía Ramal-Cocorná. Nuestra respuesta fue positiva”; afirmó Faber Quintero, Gerente de Coopetransco.

Por la vía Ramal-Cocorná transitan diariamente gran cantidad de carros particulares, taxis de servicio público, volquetas, chivas, buses de la empresa Flota Granada, camiones de carga, motocicletas, esto sumado al aumento del uso de la bicicleta como deporte aficionado y recreativo; por esa razón el gremio transportador era uno de los principales sectores afectados por el mal estado de la carretera.

Al ver que únicamente mejorando la vía se podían reducir las posibilidades de un accidente de tránsito, gran parte del sector transportador en representación de Coopetransco, Univolco, Flota Granada y personas pertenecientes a las veredas de la Chorrera, Mozotes, la Placeta y la Milagrosa que viven cerca de la carretera decidieron participar del convite comunitario, así como lo han hecho varios transportadores en sus comunidades. “Cada persona que participó el pasado miércoles en el convite llevó sus respectivas herramientas (pala, machete, guadañadora) y desde nuestra empresa compramos la gasolina para que funcionaran las guadañas. Puedo decir con satisfacción que realizamos un trabajo muy bueno”, concluyó Quintero.

Cabe resaltar que en tan solo un día se logró rozar casi todo el trayecto de la vía Ramal-Cocorná. En la primera etapa que iba desde el Ramal hasta la entrada de Mazotes se rozaron 4,4 kilómetros; y en la segunda etapa que iba desde la entrada de Cocorná hasta el primer mirador otros 2 kilómetros quedando pendientes 600 metros de rocería y la limpieza de las cunetas.

Son muchos los beneficios que se pueden obtener de un convite comunitario: se fomenta el trabajo en equipo y se les transmite a las comunidades la importancia del trabajo colaborativo; se desarrolla el sentido de pertinencia y el cuidado por el territorio; se fortalecen valores como la confianza, la unión, el servicio por el otro y finalmente se deja un mensaje a las futuras generaciones de mantener los convites como tradición cultural del municipio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *