Acuarela de Cocorná en un día de lluvia

Texto por: Milton Giraldo

Cultura campesina difuminada sobre el aire como una delicada capa de pintura, amaneceres cósmicos imbuidos en el éter de los vientos de octubre.
Corazones sonrientes, y almas en constante florescencia,
Música pueblerina, carranga y trova al son del tiple y las cuerdas, atardecer en el cielo de la contemplación, un millón de luciérnagas confundiéndose con las estrellas, a modo de lluvia y el punteo de un lejano requinto alegrando y componiendo , viendo la vida pasar, interpretando los designios de una naturaleza amable.

Una madre dando a luz , un niño sonriendo y todo el mundo cantando y nadando en un río de agua pura sin fin, que se pierde en los horizontes del presente.

Un rezo, un resabio y un consejo, un corazón viajero, cero lamentos, solo alegría.

Cocorná, la tierra del alma mía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.